Nueva Película Muestra el Increíble Poder de los Hongos Psilocibe para Sanarnos, Física y Espiritualmente

Por Damon Orion. Trad. de Guillermo Sivelli.

Publicado originalmente el 23 de abril de 2015 en Reset[1].

Sin título

Photo: Natalia Martinez.

Dentro de una casa de adobe en Oaxaca, México, una marchita mujer indígena se para frente a un altar iluminado por velas, adornado con imágenes de Cristo, la Virgen María, el Papa y el Santo Niño de Atocha. Un pequeño grupo de occidentales [sic] observan embelesados mientras ella reza en su nativa lengua mazateca:

“Sagrado Corazón de Jesús, Santísima Trinidad, bendito San Jorge, dales tu medicina. Dales tu planta medicinal, tu carne, tu albergue. Yo buscaré aquí el lugar en el que dejaron su espíritu, dónde sintieron flojera, dónde sintieron debilidad, o si un aire sopló en ellos, o si fueron víctimas de chismes. Quiero que tengas piedad de ellos cuando les des tu medicina, despiértalos y apóyalos.”

La chamana en el altar, Natalia Martínez, es el punto central del documental de una hora y 38 minutos, Little Saints. Filmado en el transcurso de tres veranos consecutivos, el filme hace la crónica del viaje colectivo que realizaron seis residentes de Los Ángeles a la región oaxaqueña de la Sierra Mazateca para formar parte de las veladas: ceremonias curativas con hongos que son centrales en la tradición religiosa del pueblo mazateco (“pueblo del venado”) que habita el área.

Sin título2

Photo: Natalia Martinez. By Oliver Quintanilla.

Luego de que Martínez invoca varias figuras católicas, cada participante come una familia abundante de hongos psilocibe. Martínez utiliza entonces una combinación de oraciones, psicoterapia y visualización para ayudar a los occidentales [sic] a encontrar la fuente de sus padecimientos e inconformidades, que incluyen asma, dolores estomacales, ansiedad social, depresión y adicción a substancias.

Una de las escenas más enternecedoras de Little Saints presenta a la entrenadora Lorrie Wessel dándose cuenta de que su ansiedad social puede que no sea un desorden. En suave llanto, revela: “Está entrando en mi conciencia que escogí el entorno perfecto para ayudar en mi crecimiento y lo que quería aprender, y esto no es culpa de nadie. Y esto es (cierto) para todos. Los errores que cometemos no son en realidad errores, pues fueron lo mejor que supimos en el momento.”

En uno de los momentos más ligeros de la película, Sergio Díaz Vélez, un abogado que fue a Oaxaca para encontrar algo de alivio a la depresión derivada de su divorcio, intenta recitar el Padre Nuestro ante la petición de Martínez. “¡Sí, pero todo se está moviendo!”, dice riendo abruptamente.

El director, productor y editor, Oliver Quintanilla, filmó Little Saints con el apoyo del All Roads Film Project de National Geographic y varios colaboradores. Su principal razón para hacerla fue expandir la palabra sobre estas ceremonias de hongos a las personas que se podrían beneficiar de esta forma de curar.

YY

Photo: Director/producer/editor Oliver Quintanilla.By James Lucas.

“Si nunca has escuchado de esto, irás por la medicina occidental tradicional sin saber que puede haber una alternativa más adecuada para ti”, dijo Quintanilla a Reset.

Con el interés de ayudar a los escépticos a abrir sus mentes a la noción de los psicodélicos como medicinas, Quintanilla intercaló las escenas ceremoniales de Little Saints con entrevistas comentadas a autoridades médicas y académicas, como el antropólogo Jeremy Narby, Ph.D., el psiquiatra Stanislav Grof, M.D., Ph.D. y al profesor Charles S. Grob, M.D., de la Escuela de Medicina de la UCLA.

“Pude haberlo hecho como con un narrador y decir las cosas yo, pero no habría sido tan poderoso como lo es cuando lo dice alguien con credenciales médicas”, señaló el director. “Si lo hacen (atestiguar sobre las propiedades medicinales de los psicodélicos), probablemente puedan cambiar la perspectiva de muchas más personas de las que podría hacerlo yo.”

888

Photo: (Left to right) Oliver Quintanilla, Natalia Martínez, Martha de Martínez (Daughter in law from Natalia), Fausto Martínez (Natalia’s son).

Quintanilla añadió que es más probable que las personas tengan experiencias negativas si utilizan los hongos de manera recreacional antes que sacramental. Por esta razón, espera que el filme introduzca a algunos espectadores a la noción de los psicodélicos como sacramentos. El título Little Saints [Pequeños Santos] es una extensión de esta idea: como explica temprano en la película el párroco José Luis Sánchez, este término es una traducción simple del nombre mazateco para los hongos. El “Pequeño” es un término de respeto antes que un diminutivo, mientras que la otra mitad del nombre se interpreta a veces como “cosas sagradas” antes que “santos”.

Quintanilla, que se mudó desde México a los Estados Unidos temprano en sus veintes, rastrea su interés por el chamanismo mazateco hasta 1999, cuando probó los hongos por primera vez.

999

Photo: (Left to right) Oliver Quintanilla, Natalia Martinez, “Chelas” Martínez.

“Se sintió como si hubiera ido a terapia por un año entero en una sola noche”, recuerda. “En ese momento me consideraba ateo, (pero) tuve algunas visiones sobre Dios, nuestra existencia y de dónde venimos. Fue muy espiritual. A la mañana siguiente, me pregunté ‘Si estoy tan seguro de que Dios no existe, ¿por qué tengo todos estos pensamientos? ¿De dónde vienen? No pueden venir de mí, puesto que yo estoy seguro – o al menos eso me digo – de que Dios no existe’.”

Con la curiosidad ya avivada, Quintanilla fue a la biblioteca pública una semana entera, diario, en búsqueda de conocimiento que le pudiera ayudar a dar sentido a su experiencia. En el proceso, se hizo consciente por primera vez del pueblo mazateco. “Incluso siendo de México, nunca había oído sobre personas indígenas utilizando hongos por razones espirituales o curativas”, dijo.

En septiembre de 1999, dos semanas después de su primera experiencia psicodélica, Quintanilla viajó a Oaxaca con la esperanza de encontrar un curandero. Mientras vagaba por el pueblo de Huautla de Jiménez, se encontró con un señor que lo llevó a la puerta de Martínez.

555

Photo: Natalia Martinez. By Oliver Quintanilla.

La experiencia subsecuente fue, en la descripción de Quintanilla, “muy, muy impresionante”. Martínez oró por 15 o 20 minutos antes de darle al director de cine 16 hongos frescos sobre una hoja de tabaco. Una vez que la psilocibina surtió efecto, Martínez empezó a preguntar a Quintanilla sobre su vida en Los Ángeles. Esto llevó a una discusión sobre los episodios depresivos que recientemente había experimentado como resultado de un abuso de sustancias.

En este punto, Martínez preguntó a Quintanilla algo que inicialmente lo golpeo como un non sequitur.

“Ella dijo: ‘¿Por qué no tienes novia?’”, recuerda él. “No estás feo. Podrías encontrar a alguien con quien pasa tu tiempo. Si tuvieras a alguien en tu vida por quien vivir y preocuparte, no estarías ocupando tu tiempo yendo a fiestas y tomando drogas”. Martínez oró entonces para que Quintanilla encontrara a alguien.

En los siguientes seis meses, el director había encontrado a su compañía de vida y su consumo de sustancias había cesado. El siguiente año, regresó a Oaxaca con la mujer que era ahora su esposa. Aunque ya se habían casado oficialmente algunos meses antes, la pareja celebró una ceremonia de casamiento espiritual en la casa de Martínez.

En relación al abuso de sustancias que él y Martínez habían discutido, Quintanilla anotó:

“Algunas personas podrán decir, ‘Es algo ridículo que vayas y comas hongos – una droga – para dejar otra droga’. Pero es importante diferenciar: aunque la mayoría de las personas piense en los hongos como drogas, dentro de esta cultura particular los hongos son considerados extremadamente sagrados. Es asombroso que puedan ser utilizados para adicciones, depresión u otras cosas que son principalmente psicológicas en naturaleza”.

987

Photo: Psilocybin mushrooms. By Carlos Lozano Boone.

A la mañana siguiente a la primera velada, Quintanilla pidió permiso a Martínez para hacer una película sobre su trabajo chamánico. “Me dio una mirada muy severa, se volteó y se fue”, nos dijo.

El cineasta regresó a Oaxaca cada año para participar en las veladas con Martínez. Cada vez pidió permiso a la chamana para filmarla. Tras rechazar su pedido cinco años consecutivos, Martínez por fin accedió.

“Supongo que tomó tanto tiempo porque me llevó a lo largo de mi proceso curativo, y también por ganar la confianza de alguien que no es de ahí”, aventuró Quintanilla. Añadió que algunas experiencias negativas han hecho del pueblo mazateco uno extremadamente receloso ante la infiltración mediática.

Al preguntarle por el uso de iconos religiosos en los rituales de Martínez, Quintanilla dijo que, desde su punto de vista, las imágenes específicas que uno usa en la ceremonia son menos importantes que la intención que uno guarda.

“No es necesario que sea católico”, opinó. “Puedes remplazar a Jesús con Krishna, Buddha, Mohamed o Moises y, si crees en ellos como tu guía o salvador o como modelo o arquetipo, puede ser benéfico”.

Quintanilla, cuya crianza católica lo dejó con algunas dudas con respeto a esa religión. Admitió que al principio se sentía fuera de contexto cuando Martínez le pidió que se sentara frente a las imágenes católicas y rezara durante su primera velada. Notó, sin embargo, que a la mañana siguiente, “a pesar del catolicismo dentro del ritual en sí, reconocí los beneficios de la experiencia como un todo, y reconocí a Natalia como poseedora de poderes curativos y conocimientos que obtuvo a lo largo de muchos años de experiencia, de su padre y de su propia cultura”.

456

Photo: Natalia Martinez. By Carlos Lozano Boone.

También reconoció el poder de los hongos para facilitar la experiencia directa de una presencia divina que trasciende el simbolismo humano. Como dice en una de las escenas de apertura de Little Saints:

“Lo importante es experimentar a Dios – no pensar en Dios como una figura mayor que normalmente vemos en imágenes (religiosas)… algo que está ahí afuera. Creo que podemos experimentar a Dios. Podemos experimentar la energía universal y permitir que esta energía fluya a través de nosotros”.

Little Saints se presentará próximamente en Cinemas Plaza Río, en Monterrey, el 18 de septiembre a las 20:00 hrs., y en The Movie Company, México D.F., a las 19:00 hrs. del 20 de Septiembre de 2015.
Para más información, mira el tráiler de la película aquí abajo, entra al website oficial o revisa la página del evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/849087681872415/.

[1] En http://reset.me/story/new-film-explores-the-power-of-psilocybin-mushrooms/.

Nueva Película Muestra el Increíble Poder de los Hongos Psilocibe para Sanarnos, Física y Espiritualmente

6 comentarios en “Nueva Película Muestra el Increíble Poder de los Hongos Psilocibe para Sanarnos, Física y Espiritualmente

  1. ¡Excelente investigación y documental. Tuve la grata dicha de conocer a María Sabina en Sep. de 1972 en su casa de adobe en la hermosa Sierra Alta de Oaxaca y disfrutar de sus agradables charlas y llenas de conocimientos y sabiduría acerca de “Los pajaritos o niños sagrados” como ella les decía a los hongos (Psilocybe aztecorum y Ps. mexicana) medicinales y comestibles en una de sus conferencias en la FCB de la UANL en 1974 en una catedra de Micologia impartida por el Gran Maestro José Castillo Tocar. Felicidades…..

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s